lunes, 21 de febrero de 2011

En el abismo donde siempre es media noche



Acostada desnuda en un abismo sin espera, en un lugar sin tiempo, en una esfera cuadrada donde el día y la noche se comparan, no se saben, no se separan. Allí fundidos y intoxicados velamos con las manos el rostro dorado de nuestros ojos aguados. En el viento oscuro de un ventilador, escondidos sin ropa estamos los dos en un cuarto lleno de anfetaminas, lleno de saliva, lleno de esa gragea que usamos como comida, aquella cosa que nos hace vivir mil vidas estando los dos agarrados de manos en una cama desnudos y sin salida. Cuando no hay nada mas que probar, nos probamos, bebemos de nuestros cuellos sedientos, nos saciamos de nuestro tacto implícito, pero con una pluma, con una de esas acaricias mi pecho que con el pasar de sus pequeños hilos hacen que mi cabillo se arrugue creándolo así una textura dura la cual tu boca aprovecha y saborea. Donde tus brazos deciden aguantar mis piernas y entre ellas dejar todo el peso de tu cuerpo hasta sentir de mi la suavidad de un deseo que algunos llaman pecado. Sin fin y sin salida estando allí para toda la vida.

Dentro de un cuarto


No significa que no te quiero, no trata de no decirte lo que siento. Trata de desahogarme de no trabarme, de poder decirte lo que pienso aunque de miedo, de poder derramar palabras a tus oidos. De tener un propósito, y de recibir. A veces te ignorare y no es porque no te deseo es por miedo a desearte tanto que me alejo de poco. No es que no desee tus besos es por miedo a querer besarte demasiado que paro antes de llegar a lo mas implícito de besarte. La verdad es que a lo mas profundo de ti quiero entrar, poder besarte hasta que mi alma quiera salir, sentir aquel calor y quitarme la ropa poco a poco con un desliz de paciencia escondida, poder caer sin dolor, poder estar en el suelo y sentirlo cómodo. Deseo hacer nada, olvidar el tiempo, perder cuenta del dia y la noche, no tener vista del mundo exterior, estar en un cuarto intoxicados de nieve blanca, píldoras o de malezas, poder irme sin moverme y eso es solo lo que quiero hacer contigo, intoxicarme sin perderme en el olvido.